Los cilindros del faraón

“Terapia de Desprogramación Bio-Cuántica” basada en recientes investigaciones médicas y científicas avaladas por expertos de Rusia, que descubrieron un antiquísimo y misterioso sistema cuántico de cura usada por “Horus” y dinastías de Faraones de Egipto. Quitando todo paradigma y programación Epigenética a nivel neuronal… Epigenética :Significa el conjunto de reacciones químicas y demás procesos que modifican la actividad del DNA pero sin alterar su secuencia.

Tras unas cuantas sesiones de 15 a 20 minutos, los pacientes que los utilizan acusan efectos muy positivos sobre el sistema inmunitario, la presión arterial o dolores de tipo crónico. Inspirada en el Antiguo Egipto, una nueva terapia se abre paso en el universo de las energías. Se llama “cilindros de faraón” y sirve para armonizar energéticamente el organismo en beneficio de una salud integral.

BLOQUEOS ENERGÉTICOS Para Kasia Walarowska, terapeuta desde hace más de quince años, “toda enfermedad es fruto de un bloqueo energético.

Por ese motivo no puede ser tratada sólo en la esfera física, como hace la medicina convencional, sino también desde el punto de vista energético”.

Estimular y fortalecer el sistema inmunitario, eliminar el cansancio y el dolor o estabilizar la presión sanguínea son algunos de los beneficios de esta terapia, que se emplea desde 1996 en Estados Unidos y en 17 países europeos. Los profesionales vinculados a la medicina complementaria y a la física cuántica afirman que todo lo que existe posee un campo energético repleto de información, que genera una determinada velocidad vibratoria.

La salud depende de forma directa de que el flujo energético sea el adecuado. Los cilindros actúan en este ámbito como generadores a escala celular.

Gracias a su efectividad y rapidez, no sólo se aplican como tratamiento de determinadas dolencias y para eliminar el estrés, sino también como una manera de alcanzar el bienestar al actuar de forma preventiva. Sus beneficios son similares a los que ofrecen el chi kung, el yoga, el tai chi y otras prácticas bioenergéticas: incrementan el flujo de energía a través de los meridianos del cuerpo y restablecen el equilibrio en todos los órganos.


reiki y los cilindros del faraón

 

 

Esta técnica está basada en recientes investigaciones médicas y científicas avaladas por expertos de Rusia, que descubrieron un antiquísimo y misterioso sistema cuántico de cura usada por “Horus” y dinastías de Faraones de Egipto. Quitando todo paradigma y programación Epigenética a nivel neuronal… Epigenética :Significa el conjunto de reacciones químicas y demás procesos que modifican la actividad del DNA pero sin alterar su secuencia. 

Tras una sesión de Reiki combinada con los cilindros, los pacientes acusan efectos muy positivos sobre el sistema inmunitario, la presión arterial o dolores de tipo crónico, amplificado por la energía de Reiki. 

Inspirada en el Antiguo Egipto, una nueva terapia se abre paso en el universo de las energías. Se llama “Cilindros de Faraón combinada con Reiki” y sirve para armonizar energéticamente el organismo en beneficio de una salud integral.


aplicación y posturas


Según Kasia, la simple presencia de los cilindros en el transcurso de otras prácticas energéticas, como la radiestesia, potencia sus efectos sanadores.

Su afirmación enlaza con las investigaciones basadas en la cámara Kirlian realizadas por el físico Konstantin Korotkov, del Instituto Estatal de Mecanismos y Óptica de la Universidad Técnica de San Petersburgo (Rusia), según las cuales estos cilindros incrementan la precisión de la cámara, lo cual permite mejorar el diagnóstico de las enfermedades.

Las necesidades de cada paciente determinan cuántas debe protagonizar. Se completan siempre con un análisis en el que se verifica con la medición radiestesica el desbloqueo de los centros energéticos y que el proceso haya culminado con éxito.

Los cilindros son diferentes entre sí y específicos para cada mano.

El de la mano derecha se denomina “cilindro del Sol”, está fabricado en cobre (combinando con oro en ocasiones) y se asocia a la energía de este astro, que es de tipo yang, en tanto que el de la mano izquierda es de zinc (combinado con plata en algunos casos) y se llama “cilindro de la Luna” por su vínculo a nuestro satélite, que se relaciona con la energía yin.

Guennadi N. Dulnev, profesor del departamento de Física Termal del Instituto de Mecánica de Precisión y Óptica de la Universidad de San Petersburgo, analizó el efecto de los cilindros y llegó a la conclusión de que al sostenerlos se acentúa el flujo energético en la superficie de las palmas de las manos. Así se consigue purificar los chakras e incrementar la energía física del paciente.

Durante este proceso se puede percibir diferentes sensaciones: desde bienestar hasta hormigueo, picor o una ligera somnolencia.

Montserrat Soler, naturópata y terapeuta de shiatsu y de espagiria, lleva varios meses comprobando los efectos de los cilindros en sí misma y asegura que los resultados son muy significativos en muy poco tiempo: “Enseguida he notado los beneficios”.

De acuerdo a las opiniones de diversos médicos los Cilindros del Faraón representan un dispositivo de fisioterapia único creado por el ingenio de los científicos del Antiguo Egipto que se sincroniza a las características y particularidades de cada individuo.

Las propiedades curativas que incluyen principios de metaloterapia, galvanoterapia y magnetoterapia permitieron a la doctora en bioenergética T.A. Meshkova desarrollar una metodología eficaz del empleo de los Cilindros.

Los Cilindros del Faraón son benéficos tanto para adultos como para niños, dado que crean en el organismo humano un ambiente que facilita la corrección de diferentes disfuncionalidades. Los Cilindros son un excelente medio de prevención de algunas enfermedades.

De acuerdo a las investigaciones experimentales de la doctora T.A. Meshkova los Cilindros del Faraón protegen al organismo de las radiaciones provenientes de diferentes dispositivos electrónicos como computadoras, televisores, hornos de microondas, etc.